7.11.2010

exceso de sinceridad

generalmente soy bastante exagerada y tiendo a agrandar las situaciones convirtiendolas en cuasi novelas. bueno, generalmente muy exagerada. jajaja.
pero este último tiempo estuve demasiado sensible (exageradamente sensible) y con necesidades extremas de contar a otros lo que me pasaba. a otros que consideré,  merecían saber de mis sentimientos o pensamientos según la ocasión.
era una mezcla rara entre alegrías, tristezas, angustias y enojos que necesitaban salir. ser dichas a quienes correspondía.
quizá todavía me falta mucho por decir y contar, pero al menos comencé este camino de "sincerismo puro".
empecé con algunas amigas que según el caso y obviamente en el momento que coincidía, les expresé mi sentimiento:
a una que su elección de chongos evidentemente no la estaba favoreciendo, que quizá era hora de pensar por qué elegía eso si no hacía feliz. porque tampoco es cuestión de festejarle todo y cuando alguien la hace llorar tildar de "turro" al otro... nono, en algún punto te la estás buscando!
en el caso de "C", que tiene un buen novio, que no lo joda porque la va a mandar a freir churros y esas cosas.
a "S" que se fue a vivir a paraguay la llame y le dije que la extraño. que quería saber como estaba, que me alegraba que tuviera a "M" con ella.
hubo dos o tres que se llevaron un par de cachetadas porque estabamos en pleno "plan de viaje" y la única que proponía soluciones era quien escribe... y así! no! o vamos todas o nada... y funcionó. cada una tuvo una tarea y ahora seremos todas felices.
al chico rasta le dije que no importa qué, puede contar conmigo.
a "jamoon" que se vaya a freir churros. que me aburrí.
a otro le dije que me gusta. si, así nomás. le dije "me gustás".
así fui haciendo con cada persona que se cruzó en mi camino y que me importa porque compartí o comparto algo importante. al menos importante para mí.
hubo un caso muy especial. alguien que compartió mi peor momento y que sin saber todo lo triste que yo estaba, consiguió sacarme muchas, pero muchas sonrisas.
es apodado "raúl". sí, un nombre poco sexy como me dice él, pero que mereció saber lo que su persona me genera: lo quiero y lo adoro con el alma. así, sin más.
jamás nos pensamos como pareja, porque son muchas las cuestiones que nos hacen incompatibles. además de quitarle el chiste a esta relación.
pero más allá de eso siempre podemos contar con el otro para lo que sea, siempre lo hablamos. y cada vez que nos vemos los abrazos son eternos y llenísimos de cariño. de ese muy verdadero que va más allá del tiempo.
apareció en mi vida, justo cuando me pasaba 23 horas, de las 24 que tiene un día llorando sin parar por amor o algo así.
sin pedir explicaciones, ni juzgarme por cómo soy; sin esperar demasiado ninguno de los dos, compartimos momentos tremendamente alegres. él fue mi salvavidas y necesité decírselo. que lo quiero hasta el cielo ida y vuelta.
y como respuesta a mi exceso de sinceridad, las devoluciones de cada una de las palabras expresadas fueron el mejor regalo. todo encajó perfecto. todos devolvieron lo que esperaba.
definitivamente es un gran ejercicio que si todos hiciéramos un poquitito cada día, quizá viviríamos más tranquilos.

5 comentarios:

ALA_STRANGE dijo...

a veces exagerar no esta mal

:)

Flo. dijo...

a veces me cuesta ser sincera 100%... muy bien por ti! hay una película que se llama "la invención de la mentira" , tu entrada me recordó a ella.

saludos!

Lol-it! dijo...

Estos arranques están buenos.. Es como que aceitás el motor, arrancás y no parás. Hacerlo con uno te da el empujoncito para ir haciéndolo con todos, y los resultados suelen ser positivos; porque algo hecho con buena vibra lleva buenas intenciones!
Está bueno para vos exteriorizar todo aquello que pensás, y está bueno para los receptores, recibir la opinión de alguien que está atravesando un "rapto de sinceridad absoluta" ajajaja.
Bien nena!

Midori dijo...

Ayyy tierna! estás hecha un mar de hormonas. Yo tenía sincericidios, un día un amigo me dijo que terminaba agitado después de leer msi mails (carezco de poder de síntesis). Yo soy de las que muere de pie así que te banco.. ahora.. guarda con la pelusa!!! :)

Shimmy dijo...

"Hay que vivir cada dia como si fuera el ultimo" lei por ahi. Que no tenemos que llevarnos nada a la cama, que no hay que guardarse las cosas, que hay que amar y decir que amamos...

Qué sé yo, a veces es posible, a veces no tanto, cuando se puede está buenisimo, te libera.

Besos